X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
  1. Portada »
  2. Noticias
Volver

Noticias

más noticias

Cómo cuidar el calzado de piel

18 sep 2019

Para que unos zapatos de piel duren lo máximo posible en perfectas condiciones se deben de llevar a cabo unos cuidados específicos para este tipo de calzado.

Se ha acabado el verano, y debido precisamente al cambio estival se produce un cambio en el clima. El otoño viene cargado de lluvia, viento e inestabilidad en las temperaturas.

Por eso es común que en cuanto el tiempo comienza a cambiar dejando atrás el calor del verano, hagamos un cambio de armario y saquemos nuestra ropa de abrigo. Ropa y zapatos.

Y es que el calzado cerrado vuelve quitándole el trono a las sandalias abiertas o zapatos de tela ligera como las deportivas. Nunca faltan esos zapatos de piel duraderos y resistentes que, aunque caros, compraste porque sabías que iban a servirte por muchos años.

Pero para que duren lo máximo posible se deben de llevar a cabo unos cuidados específicos para este tipo de calzado. Eso es de lo que vamos a tratar hoy en el blog de Francisco Aragón.

Cepillado

Retira los cordones del calzado para llegar a todos los rincones del zapato. Con un cepillo de cerdas suaves se debe de eliminar la suciedad y polvo que haya en la superficie.

Lavado

Lo primero es preparar una mezcla con jabón pH neutro y tres tazas de agua. Se humedecerá el paño en esa solución, escurriendo el exceso del agua para que no gotee.

Para lavar el zapato se debe de pasar ese paño con suavidad sobre la superficie del zapato llegando a todos los rincones. Escurre y limpia el paño cuanto sea necesario.

Secado y abrillantado

El último paso es secar el calzado con un paño seco y aplicar una crema que le dé brillo. Puedes usar nuestra esponja abrillantadora, por ejemplo.

Para un mantenimiento en mayor profundidad se deben de añadir un par de pasos más. No se deben de llevar a cabo diariamente, pero sí es recomendable hacerlo a menudo.

La cera

Tras secarse el zapato se debe de aplicar cera, aceite o crema hidratante, dependiendo de lo que indique el fabricante o el tipo de piel que sea. El cuero debe de hidratarse para mantener la elasticidad que tiene, además de aportarle brillo.

Reposo

La piel absorbe los productos de forma lenta y gradual, por lo que se debe dejar reposar para que la totalidad del producto que le hemos aplicado sea absorbido. La duración de este paso está en torno a 24 horas por lo que deberás empezar el tratamiento con vista a cuando los quieres usar.

Esperamos que este post sobre cómo cuidar el calzado de piel te ayude a mantener tus zapatos como el primer día.

 

¿Podemos ayudarte?
TEL: +34 96 838 9109
Política de cookies - Aviso legal